Visitantes

domingo, 13 de abril de 2014

Entrevista sobre APS a Juan Gérvas


Esta entrevista forma parte de una serie realizada entre septiembre y diciembre de 2013 a 28 personas, buenas conocedoras de nuestra atención primaria. Hasta que no se recibieron todas ellas no se empezó su publicación semanal en este blog a partir de enero de este año. Más información aquí.

1) ¿Cómo describirías en menos de 300 palabras la situación actual de la atención primaria en España? Tres palabras resumen la situación: burocracia, esclerosis y pesimismo. Ello se traduce en desprofesionalización (dedicación a tareas sin "valor añadido" ni clínico ni humano), pérdida de autoestima (complejo de inferioridad frente al especialista y al hospital) y bajo liderazgo clínico (los mejores clínicos acaban "quemados" o en gestión). No es de extrañar que la Medicina de Familia sea especialidad con escaso o nulo atractivo para los estudiantes y residentes. La situación es consecuencia de los errores previos que la han llevado a la esclerosis clínica, profesional y social. Es decir, la situación es "manifiestamente mejorable", por decirlo suavemente. Cada profesional en atención primaria está trabajando muy por debajo de sus capacidades y el trabajo en equipo es pura teoría que se sostiene sólo como "plantilla". Los centros de salud se han encerrado en sí mismos como bien lo demuestra la rigidez de sus horarios, la ausencia de "compromiso" con el sufrimiento de pacientes y familias, y el miedo de los profesionales a "la calle" (a la prestación de servicios a domicilio, para problemas urgentes y crónicos). La burocracia, la esclerosis y el pesimismo matan  dulcemente mediante una degeneración en que siempre son culpables "los otros" (la "cultura de la queja" reina por doquier, con la excusa del "no hay tiempo" por bandera). La innovación es cosa ajena en atención primaria pues lo que conviene es lo promovido por los "jefes" de forma que la "distancia a la autoridad" lleva al fracaso que todos perciben pero nadie pretende cambiar, pues eso sería innovar. Las ideas que bullen en otros países son ignoradas olímpicamente pues pareciera que hemos encontrado la "fórmula magistral" de la atención primaria. Falta innovación tecnológica, organizativa y clínica y sobra burocracia, esclerosis y pesimismo. Mientras tanto los pacientes, las familias y las comunidades buscan desesperadamente los servicios que precisan y muchas veces los encuentran en una "primaria vicariante" dependiente de los hospitales, tipo "puerta de urgencias", "unidades de cuidados paliativos" y "unidades de insuficiencia cardíaca". Hay excepciones, por supuesto, pero confirman la regla.

domingo, 6 de abril de 2014

Entrevista sobre APS a Benjamín Abarca


Esta entrevista forma parte de una serie realizada entre septiembre y diciembre de 2013 a 28 personas, buenas conocedoras de nuestra atención primaria. Hasta que no se recibieron todas ellas no se empezó su publicación semanal en este blog a partir de enero de este año. Más información aquí.

1) ¿Cómo describirías en menos de 300 palabras la situación actual de la atención primaria en España? La dotación de recursos de la AP en España es  insuficiente para el tipo de organización y demandas que se atienden en los centros de salud. Esta situación se ha  acentuado especialmente en la última década debido al incremento poblacional y a la mayor complejidad y el número de los problemas de salud atendidos derivados del aumento de la esperanza de vida.  A pesar de ello la opinión de los ciudadanos suele ser muy favorable y las encuestas sitúan habitualmente la satisfacción con los servicios de AP por encima del 80%,  lo cual produce una situación paradójica pues uno de los servicios que origina mayor satisfacción de los ciudadanos es sin embargo es el que sufre mayores recortes.
Esta situación provoca un sistema incongruente. Por un lado, se define como puerta de entrada imprescindible para el sistema y, sin embargo, la disparidad entre el concepto filosófico del sistema sanitario y la realidad de las políticas sanitarias genera graves consecuencias organizativas y de resolución, no  dotándosele de recursos ni estructuras que le permitan ser efectivamente la puerta eficiente del sistema. La cultura imperante y transmitida a la población por los políticos es la salud centrada en la técnica, las superespecialidades, el permanente intervencionismo sin límite, lo cual aleja la resolución de las situaciones del binomio salud-enfermedad de la AP que por definición es generalista, básicamente no tecnológica y dependiente del razonamiento y la toma de decisiones basada en probabilidades.
La insuficiencia presupuestaria, acentuada aún más por la actual crisis económica, y el incremento de las necesidades y la complejidad de la atención sanitaria y del gasto farmacéutico, derivados del envejecimiento poblacional y las nuevas posibilidades terapéuticas, puede llevar al modelo actual de AP  española a una situación de quiebra económica a medio plazo, si no se introducen cambios estructurales y se hace coparticipe de ello a los profesionales sanitarios.

domingo, 30 de marzo de 2014

Entrevista sobre APS a Enrique Gavilán


Esta entrevista forma parte de una serie realizada entre septiembre y diciembre de 2013 a 28 personas, buenas conocedoras de nuestra atención primaria. Hasta que no se recibieron todas ellas no se empezó su publicación semanal en este blog a partir de enero de este año. Más información aquí.

1) ¿Cómo describirías en menos de 300 palabras la situación actual de la atención primaria en España? Bueno, necesitaría más de 300 palabras… Intentaré no ser muy catastrofista: falta de inversión y olvido constantes por políticos; desconocimiento generalizado de lo que aporta la medicina de familia (¡a pesar de que llevamos 35 años implantados en este país!); desprestigio profesional; idolatría por la técnica, la tecnología y la superespecialización, hospitalcentrismo desde lo macro a lo micro y desde dentro y fuera de lo sanitario; gestión que menosprecia y discrimina a la AP; “centros de salud” mastodónticos, masificados y despersonificados, alejados de la comunidad pero que creen ser “el centro de la salud”; ausencia de renovación generacional y fuga de los pocos cerebros que ha producido la AP y la MF en los últimos 10 años hacia otros países, otras especialidades y otros ámbitos de trabajo fuera de la trinchera de la AP; escasa capacidad de autonomía profesional (y, peor aún, ¡no querer ni desear tenerla!); un sistema docente y de “carrera profesional” que hace aguas por donde lo miremos; y un sistema de incentivación que desmotiva al que mejor lo hace. Haciendo autocrítica: falta de liderazgo clínico; ausencia de una clara operativización de los valores princeps de la MF y la AP; sociedades científicas y asociaciones profesionales que van a lo suyo y que no representan el sentir de los médicos de familia de a pie; desidia, falta de autoestima y dejadez de muchos profesionales… No todo es negativo: la consideración social de la AP y los médicos de familia es mayor ahora que hace unos 15 años. Ha mejorado nuestro prestigio técnico, estando en muchas ocasiones al menos a un nivel equiparable al de muchas otras especialidades, y a nivel internacional la medicina de familia española tiene cierto prestigio.

domingo, 23 de marzo de 2014

Entrevista sobre APS a Roberto Sánchez


 
Esta entrevista forma parte de una serie realizada entre septiembre y diciembre de 2013 a 28 personas, buenas conocedoras de nuestra atención primaria. Hasta que no se recibieron todas ellas no se empezó su publicación semanal en este blog a partir de enero de este año. Más información aquí.

1) ¿Cómo describirías en menos de 300 palabras la situación actual de la atención primaria en España? La valoración que puede hacerse de la Atención Primaria actualmente es, como todo en la vida, una cuestión de perspectiva. Es igualmente necesario darse cuenta de las deficiencias, como de las virtudes. Los profesionales que nos vemos involucrados queremos mejorar este nivel asistencial, pero corremos el riesgo de percibir solamente lo negativo, lo que es susceptible de cambiar a mejor. Estas demandas son las mismas desde hace 20 años y no han sido adecuadamente atendidas, con lo que corremos el riesgo de la frustración. De vez en cuando es necesario mirar alrededor, sobre todo a América Latina, a donde nos unen muchas cosas, para poder apreciar las diferencias.
En este preciso momento nos vemos inmersos en un doble cambio en el modelo sanitario. Por un lado, el cambio de un sistema de cobertura universal a un sistema de aseguramiento, y por otro, de un sistema de financiación pública y provisión pública a otro de provisión privada. En este contexto, los esfuerzos que debiéremos realizar los profesionales y pacientes (es, en mi opinión, una obligación que dediquemos una parte de nuestro tiempo y esfuerzo a este cometido si queremos preservar el sistema, dada la actitud de los gestores y políticos) debieran estar al servicio de revertir en lo posible estas dos afrentas. Es un mal momento justamente ahora para solucionar problemas que no han sido adecuadamente abordados en un cuarto de siglo. Juan Gérvas lo resume muy bien: siempre dejamos lo importante por lo urgente.

domingo, 16 de marzo de 2014

2024: Regreso al Futuro de la Atención Primaria

Sostiene César Molinas [¿Qué hacer con España?, Ed. Destino, 2013] que el futuro se construye tirando de la organización, no empujando: hay que tener una visión de futuro, poner los pies allí y estirar de la organización. Esto es precisamente lo que intento hacer en este artículo. Me sitúo en 2024 e imagino los cambios que propongo para la atención primaria española durante la próxima década. Los describo en un hipotético reportaje conmemorativo del 40 aniversario del inicio de la reforma de la atención primaria que se publicaría en 2024, pero que la revista El Médico publica en 2014 coincidiendo con el 30 aniversario de la reforma de 1984.